Pensión alimenticia

Solicitud de modificación o extinción

El deber de responder a las necesidades de los descendientes tiene rango constitucional, con reflejo en el artículo 39 de la Constitución Española, que dice: “Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda”.

Así pues los progenitores están obligados a cubrir las necesidades de sus hijos, (alimentos, vivienda, asistencia médica, educación…)

Para garantizar el sustento de los descendientes, en el correspondiente convenio regulador, se fija una pensión económica, que uno de los progenitores, deberá hacer efectiva mensualmente al que ostente la patria potestad del menor o menores.

Al alcanzar los descendientes la mayoría de edad, no supone de forma inminente la supresión o disminución de la pensión alimenticia. La mayoría de los jóvenes al alcanzar dicha edad siguen viviendo en el hogar familiar, dependiendo de sus padres. Eso llevó a incluir la opción del derecho a alimentos de los mayores de dieciocho años.

Para solicitar la reducción o extinción de pensión alimenticia, de un hijo con mayoría de edad, será necesario que concurran algunas de las exigencias recogidas en los artículos 150 y 152 del Código Civil.

Podemos distinguir dos supuestos habituales para la concesión de la reducción o suspensión de la pensión:

  • 1. La realización de trabajos remunerados por parte del hijo que le aporte unos ingresos para cubrir sus necesidades (Esto se señala como causa de extinción de la pensión en el artículo 152.3º del Código Civil)
  • 2. Cuando el hijo mayor de edad se independiza, el deber de alimentos que pesaba sobre el padre o la madre queda sin efecto, basándose en el supuesto de que si el descendente realiza este cambio personal es por que dispone de medios económicos suficientes ya sean suyos o de su pareja (si la hubiera), para su manutención.